Sobre mi 2018-07-12T18:48:15+00:00

Carmen Pomar

Terapeuta Especializada en técnicas Taoístas

·  Mi Formación, línea de trabajo, experiencia y más… en forma de cuentito, hoy tengo ganas de jugar

Me muevo sobre las bases de las prácticas Taoístas. Desde allí conjugo el masaje-contacto, incluyendo órganos internos, con trabajos de respiración, meditación y consciencia corporal. El camino del Tao es para mí una fuente de inspiración fructífera, y la libertad creativa, el seguir “lo que hay” en cada cuerpo/momento en su viaje hacia la integración es la luciérnaga que guía mi camino.

Allá lejos (Argentina) y hace tiempo (mucho), comencé mi carrera profesional en el ámbito de la Comunicación y el Periodismo. Algo había allí, comunicar es algo natural en mí, pero el ámbito de trabajo no me era orgánico… Así que cuando tiempo después un amor y un trabajo “fallidos” me dejaron en Barcelona al borde del precipicio se abrió ante mí, en ese vacío, un camino sutil al que casi sin notar me fui rindiendo. La pesadilla se hizo paraíso ; )  “…nunca se sabe qué es bueno y qué es malo”.

Justo antes de viajar para instalarme definitivamente en Barcelona, como recreo entre tanta incertidumbre, me había apuntado a un taller de masaje en El Bolsón, patagonia argentina. Me encontré allí con Marie Brain, Maestra que me sumergío directamente en la experiencia… poco y nada de teoría… Sorprendida con descubrir los lugares a los que se llega desde este simple “estar en el cuerpo” facilitado por el contacto directo con los órganos internos, fascinada con la transformaciones que vivíamos desde dentro en pocos días de retiro, consulté el nombre de lo que estábamos haciendo para seguirle el rastro en Europa. Chi Nei Tsang, dijo Marie, y fue la primera vez que mencionó el nombre de la “técnica”.

Volé a Barcelona, a trabajar en una sociedad que mientras cruzaba el océano se esfumó. Igual estube segura de querer quedar. Me las arreglé y mientras seguí el rastro a este misterioso Chi Nei Tsang (CNT), me enteré que era parte de la Medicina China y de las prácticas taoístas… Conocí a Juan Li, Guillermo Leyva, Mantak Chia, Andrew Fretwell, Khuni, empecé a practicar y estudiar Chi Kung, masajes varios, reflexología, meditación, gemoterapia, aceites eseciales, Medicina China y la mar en coche, los que están en el camino saben cómo es esto… y fue así que mientras una realidad se me esfumaba (a los tumbos, repitiendo golpes de puro cabeza dura, no vaya a creer que fue un sendero zen) otra brotaba casi de la nada, siempre con el CNT como vasija recolectora. Una vasija de Aladino que fue sumando recursos… sólo que cuando frotamos esta vasija, al frotar la barriga, no salen deseos cumplidos, tan sólo vemos lo que hay, nuestra realidad, lo que guardamos hoy en el cuerpo, el único hogar que habitamos toda esta vida en la Tierra. Este hogar natural, es lo que llamo Jardín interior, y propongo explorarlo, descubrirlo, habitarlo, integrarlo, convertirlo en Templo que marque nuestro centro, que nos permita conectar con nuestra verdadera naturaleza y seguir con coherencia los pasos entre nuestro pensar, sentir y hacer. Reina la paz en el Jardín cuando se vive así…

Carmen Pomar

Pero bue, de esto hay que vivir, y para vivir de esto empecé enseguida a compartir. Eso siempre estuvo claro: es en la docencia donde doy lo mejor de mí. Me divierto, me inspiro, reparto beneficios… Soy y dejo de Ser. Transmitir lo que encuentro valioso para la Vida es lo que termina de darle forma, profundidad y sentido a la exploración constante que realizo dentro de las prácticas espirituales centradas en el cuerpo.

En cada clase asumo un desafío: Comunicar de manera clara y amigable la profundidad de la Filosofía Naturista, sus concepciones, prácticas y métodos, transmitir las llaves, las claves, guiar a cada alumno en su camino individual, estimular su experiencia interna, alimentar el fuego que despierta la chispa del entendimiento sensible.

Cada Taller es una oportunidad para renovar mi compromiso y dar rienda suelta al inagotable estímulo de facilitar la conexión con la Naturaleza, desde dentro, desde tu centro.

Hoy mi investigación pasa por desarmar las técnicas que conozco, en busca de la esencia que en el fondo conecta a todas. Me muevo buscando inspiración y perlitas para hacer rodar en Jardín propio y ajenos.

Y estoy contenta, muy contenta.

“Per mi el massatge Chi Nei Tsang, és més que un massatge. Des dels primers cops que en vaig fer vaig notar canvis en el meu cos i en el meu estat d’ànim, treballa a un nivell molt més profund que qualsevol massatge. T’obre les portes a descobrir-te i  sentir-te a tu mateix. Un cop te’n fas un en vols més per seguir treballant a nivell físic i emocional”.

Ana Pons

“Más allá de sentir beneficios físicos y bienestar fruto del masaje, lo que es muy particular del Chi Nei Tsang es la manera de llegar a algún lugar que yo no había visitado antes, un espacio de mi inconsciente al que parece que se accede a través de alguna puerta escondida entre el esternón y la cadera. Carmen llama a las puertas y uno deja entrar hasta donde puede o quiere, y ahí, sin suceder nada esotérico, se dan procesos liberadores que permiten oir un mar de fondo al que no acostumbramos a prestar atención. Escucharlo calma, ayuda y propone caminos para seguir conociéndose”.

Montse Morante

“¿Cómo describir lo que ocurre cuando unas manos expertas reconducen tu cuerpo hacia un lugar donde todo está en su sitio? Efectivamente, ésta es la sensación, la de estar orientado desde las propias entrañas. Primero, un delicioso intercambio de palabras con Carmen que cuida de ti, y después, el masaje fluye como un bálsamo suave y silencioso, hasta que te sorprendes en el tierno balanceo de dar y recibir. Ahora se percibe todo lo que sucede con los sentidos bien despiertos, ahora se deja uno llevar entre sueños y el grave sonido del gong que inunda todo el espacio y penetra hasta la médula de los huesos. De nuevo es el tierno balanceo para sacar de allí algo de un profundo secreto”.

Eduard Duran

“Contacté  con Carmen por un problema concreto y la respuesta que he obtenido con el Chi Nei Tsang ha superado mis expectativas.

Cuando salgo de la sesión semanal me siento ligera, más libre… como si la primera vez yo llevara una mochila llena de piedras y, con el paso de los encuentros las piedras van quedando por el camino.

Nada más empezar Carmen consigue que conecte con mi respiración, consigue que me evada de todo y comprenda que en ese instante lo único que importa… soy yo, aquí y ahora!!. Cada vez encuentro algo nuevo, descubro mis miedos más ocultos, mis esperanzas, mis temores… hay cosas que me gustan y cosas que no, pero el poder ver mi interior es algo que me permite ver mi vida de otra forma y avanzar.

Me veo como hacía años que no lo hacía, como aquella niña que soñaba en cómo sería su vida… no sé cómo explicarlo, pero gracias al Chi Nei Tsang he descubierto la sonrisa que vive en mi interior… para mí esta siendo un viaje de conocimiento, de sentimiento, de conexión con el mundo…pero sobretodo conmigo misma.”

Salomé Berenguer

“Para mi el CNT y tus masajes en general representan volver a mi , conectarme con mi cuerpo y emociones, sentirme. Me permite hacerme consciente de mis bloqueos pero tambien de mi capacidad para deshacerlos. El CNT me hace tomar conciencia de muchos de mis órganos y así poder tenerlos en cuenta, siento apertura en mi abdomen y sobre todo siento que me cuido y me tengo en cuenta, cosa que me hace sentir muuuuy bien”.

Marta Varcás

“Carmen, con sus masajes, aparte del bienestar físico, te transmite paz. Ya llevo unos 5 años con ella y desde el primer momento agradecí que durante el masaje no te intentara dar conversación. Y llevo muchos años de masajes a mis espaldas, con distintos terapeutas, que hacían todo lo contrario. Con sus manos y el silencio consigues concentrarte y aislarte hacia tu interior. Y también con sus palabras, cuando la terapia lo requiere, como con el CNT que te ayuda  a sentir como estás, digamos a verte por dentro, a abrirte a ti misma, desbloqueando espacios, pero todo ello de una manera relajada y a tu ritmo, escuchándote, respirando y llevando ese aire de tus pulmones a todo tu interior. Es sorprendente lo que uno descubre. Como consigue ver su interior ya sea apagado o luminoso y vital, con zonas abiertas o bloqueadas,  según su estado de ánimo y como concentrándote en esta visualización interior, consigues mejorar espacios. Esto me ha ayudado a relajarme (jamás lo conseguí en una clase especifica de relajación o de yoga), a sentir como estoy, a descansar mejor, a estar más tranquila en general”.

Marta García